Titular noticias

De nuevo fuimos los primeros

Martes 5 Marzo 2019

En 2002 fuimos los primeros en utilizar, con éxito total, la hormona de crecimiento (GH) en la recuperación de una muy grave lesión cerebral. 

            En 2002 fuimos los primeros en utilizar, con éxito total, la hormona de crecimiento (GH) en la recuperación de una muy grave lesión cerebral. Desde entonces, hace ya 17 años, se nos ha criticado e insultado (científicamente) en muchas ocasiones, por cuanto la GH se consideraba tan solo como una hormona metabólica que actuaba también sobre el crecimiento longitudinal del organismo hasta que finalizaba la pubertad. Pero el estudio y el conocimiento, tras 45 años de dedicación plena a la enseñanza universitaria e investigación, nos permitió el seguir adelante en nuestras convicciones. Nada, absolutamente nada, de lo que desde que empezamos nuestra carrera investigadora, fue jamás desmentido, pese a que en muchas ocasiones contradecíamos con nuestros datos “dogmas de fe” promulgados por distinguidos investigadores de todo el mundo.
            Son ya muchos años los que han pasado desde aquella primera vez, pero en ellos hemos conseguido recuperar casos irrecuperables o impensables; pioneros en publicaciones que hoy son cada vez más refrendadas por grupos de prestigio mundial.

            No vamos a extendernos en estas ideas, ya reflejadas en estas páginas, pero inevitablemente tenemos que mencionar a un trabajo publicado el 20 de febrero de este año (2019) en una revista del grupo Nature (quizás la más importante del mundo científico) en el que se nos cita y comprueban como lo que publicamos en 2012 era totalmente acertado. Nos referimos a que en aquél año demostramos que la sección del nervio ciático se podía recuperar con GH, algo impensable, ya que el ciático estaba considerado como un nervio irrecuperable tras su lesión. En el trabajo en el que se comprueba (y es ya el tercero en esta línea) que nuestra hipótesis, planteamiento y diseño eran totalmente correctos, se demuestra la regeneración de otro nervio clave. El mediano, tras tratamiento con la hormona. Su título: Growth Hormone (GH) improves nerve regeneration, muscle re-innervation, and functional outcomes after chronic denervation injury. Los autores trabajan en la afamada Universidad Johns Hopkins, de Baltimore.
            Sirva todo esto a colación para el reciente comentario que nos hizo llegar la madre de un paciente, a quien su médico hospitalario le dijo que nuestras publicaciones eran de dudosa credibilidad. ¿De verdad?, ¿por qué no lees y estudias como nosotros hacemos todos los días desde hace años?.
            En breve esperamos comunicar más importantes noticias, pero de momento ahí está la constancia de que sabemos lo que hacemos y hacemos lo que sabemos.
           
Jesús Devesa 

Últimas noticias