Proyecto FOLTRA

La Bioquímica es la clave...

banner_colaboradores.png


La Bioquímica es la clave...

Imprimir
Correo electrónico
Lunes 06 de Febrero de 2017 20:31

 Muchas veces hemos afirmado que el conocimiento de la Bioquímica es clave para entender los procesos fisiológicos y como la alteración de éstos puede derivar en situaciones patológicas. Igualmente el conocimiento de la Bioquímica es clave para poder desarrollar armas terapéuticas a utilizar en la patología. También muchas veces he afirmado que los grandes descbrimientos de la Medicina tuvieron lugar a mediados del pasado siglo, y lo que hoy hacemos es, a veces, aplicar esos descubrimientos a los que en muchas ocasiones no se les concedió, pasado el tiempo, la importancia que tenían.

¿A qué viene a cuento todo ésto?. Pues porque hoy mismo hemos recibido la aceptación para publicación en una revista de muy alto factor de impacto, como es Seminars in Cancer Biology, de un trabajo realizado entre varios autores, entre los que nos encontramos el Dr. Pablo Devesa y yo mismo, procedentes de muy diversos países: Norteamérica, Sudán (sí, Sudán, aunque parezca extraño), Italia, Rumanía, Francia y España. El trabajo. multidisciplinario, se centró en analizar exhaustivamente el papel que el pH intracelular juega en el desarrollo del cáncer o enfermedades neurodegenerativas. 

El papel del pH intracelular en el desarrollo del cáncer fue postulado a finales de los años 20 (siglo pasado) por un bioquímico alemán, el Df. Otto Warburg, quien postuló que la puesta en marcha del proceso canceroso era consecuencia de una deficiente "respiración" mitocondriial, lo que llevaba a un exceso de formación de ácido láctico en las células en las que esa cadena respiratoria mitocondrial no funcionaba de forma correcta, y, como consecuencia del exceso de ácido láctico se producía una disminución del normal pH celular (acidificación). Las demostraciones del Prof. Warburg llevaron a que le fuese concedido el Premio Nobel en Medicina y Fisiología en 1931. Posteriormente fue de nuevo nominado para un segundo Nobel, en 1944, aunque finalmente no le concedieron ese segundo galardón.

Efecto Warburg, así se llamaba su descubrimiento, y así nos lo explicaba en Fisiología (segundo de Medicina) el Profesor Ramón Domínguez, de quien también he hablado mucho en estas páginas. Recuerdo que precisamente el conocimiento del complejo mecanismo por el que el efecto Warburg tenía lugar, fue lo que me permitió (con otros cinco compañeros) aprobar la Fisiología en Junio. Esa fue una de las preguntas del examen, algo que nadie esperaba, y que llevó a un suspenso colectivo (de los 600 que éramos, solo seis aprobamos).

Bien, pues en el trabajo ahora aceptado para publicación, muy largo y farragoso, con casi 500 referencias bibliográficas, analizamos el efecto Warburg y su relación con el cáncer (pH intracelular ácido) o las enfermedades neurodegenerativas (pH intracelular alcalino, justamente lo opuesto), y proponemos mecanismos mediante los cuales ambas situaciones se pueden explicar y revertir.

Todo empezó hace casi 100 años, pero algunos continuamos.   

Jesús Devesa

 

Siguenos en...

           

Consulta

 

Contacto

  


                                                                                                                                                                       

Logotipo que simboliza o cumplimento da Normativa W3C CSSLogotipo que simboliza o cumplimento da Normativa W3C XHTML 1.0 -   ACCESIBILIDAD